Comentarios sobre la Ley de la Madre Tierra
Siguenos en:
Martes
 25 de Noviembre de 2014
Columnistas Online
Tribuna
Comentarios sobre la Ley de la Madre Tierra
Lunes,  6  de Diciembre, 2010

En realidad no se trata de una Ley, de una norma, en su sentido estricto, sino de un conjunto de disquisiciones sobre la naturaleza y la tierra, bajo ideas animistas, esotéricas y místicas. Presenta un conjunto de adecuados conceptos ecológicos para la conservación y manejo de la naturaleza, que en general son los mismos que postula la moderna ecología, pero presentados como patrimonio y bajo el control del grupo indígena andino y no como un valor cultural y social de la humanidad. Esta tarea de preservar el planeta y su biodiversidad que es global y debe ser enfrentada por todos los habitantes de la Tierra, se la reduce a lo local.
 
Se postula una guardia de Yatiris y Chamanes como cuidadores de la naturaleza basados en su propios preconceptos. El Consejo Nacional de la Madre Tierra, es la máxima instancia de elaboración de las políticas, normas, planes, programas constituido entre otros “por representantes y voceros de la Madre Tierra, a través de ritos y ceremonias y convocatorias espirituales, de los seres vivos de la Madre Tierra, los chamanes, chamacanis, amautas, kallawayas, sacerdotisas y yatiris”. Los valores culturales, científicos y religiosos del resto de los bolivianos no son reconocidos ni respetados.

 A lo largo del texto se nota la angustiosa búsqueda indígena de reconocimiento y de autoafirmación, pero desde una posición maniquea donde los indígenas son los buenos, frente a una humanidad malvada.
 
La mitología que se maneja en relación a la Madre Tierra, tiene una fuerte vinculación con la Hipótesis de GAIA de James Lovelock, quien postula que la tierra es un ser “vivo”, donde la biomasa autorregula las condiciones del planeta para hacer su entorno físico (especialmente temperatura y química atmosférica) más hospitalario con las especies que conforman la "vida". Igualmente se manejan los cuatro elementos clásicos griegos (tierra, agua, fuego y aire) a los que se considera seres vivos.
 
Con una mirada vuelta al pasado se mitifica una  vida indígena rural comunitaria y cuidadora de la naturaleza y se olvidan que actualmente tenemos como siete mil millones de habitantes que necesitamos alimentar, en un momento crítico en el que la especie humana ha superado la capacidad de soporte del planeta.
 
Se reitera que: "el modelo civilizatorio del vivir bien es alternativo al capitalismo, a la modernidad y al desarrollo". En el texto se muestra una permanente actitud anticientífica que lleva a proponer soluciones místicas e ingenuas para garantizar la alimentación de la creciente población y se adversa la modernidad y la ciencia. Por ejemplo está el asunto de la prohibición de los cultivos extensivos, los abonos y las semillas de variedades modificadas. Lo mismo ocurre con el tratamiento de los bosques, que para ser coherentes con su discurso deberían proponer su manejo sostenible y no la reforestación, que implica destruir el ecosistema boscoso y su biodiversidad optando así por el monocultivo, al que en otro lugar se oponen.
 
Desconocen el avance del conocimiento humano, sólo se postulan las creencias milenarias y la vuelta al pasado, como antinomia a la ciencia y la modernidad, y no consideran que la solución viene por el lado de la educación, valores éticos y autorregulación y principalmente por una ciencia y tecnología que encuentre soluciones amigables con la naturaleza.
 
Todo este proyecto está enmarcado en la filosofía del “vivir bien” como la finalidad suprema y la receta final y definitiva que ofrece el MAS:  se lee en el texto “El Estado Plurinacional comunitario tiene como finalidad suprema el modelo civilizatorio del vivir bien, modelo alternativo al capitalismo, a la modernidad y al desarrollo; en esta perspectiva se orienta a una economía social y comunitaria, buscando cambiar el modelo económico extractivista, desplegando capacidades y potencialidades territoriales hacia un modelo productivo complementario.”
 
Si alguien entiende de qué se trata avíseme.

Acerca del autor:
Ovidio--Roca-Avila
Ovidio Roca Avila
©2009-2010 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 ”El Remanso” - Telf. Piloto: 3434040  Fax Comercial y Publicidad. 3434781 - Fax Redacción 3434041 - email: eldia@edadsa.com.bo  |  Acerca de El Día  |  El Sol