14 de febrero de 1879: invasión chilena a Antofagasta
Siguenos en:
Miércoles
 22 de Octubre de 2014
Opinión
Tribuna
14 de febrero de 1879: invasión chilena a Antofagasta
Lunes,  13  de Febrero, 2012

Durante el gobierno de Hilarión Daza, el 14 de febrero de 1878, un año antes de la invasión chilena a Antofagasta, el Congreso boliviano aprobó una ley mediante la cual imponía  un impuesto de diez centavos por quintal de salitre exportado a la Compañía de Salitres y ferrocarril de Antofagasta, la misma que se encontraba asentada en el litoral boliviano y contaba con capitales chilenos e ingleses. Chile argumentó que esta medida no estaba acorde a lo estipulado por  el Tratado de Límites de 1874, que establecía,  por 25 años no gravar con nuevos  impuestos  la   exportación sobre los minerales explotados entre los paralelos 23 y 24 latitud sur. La mencionada Compañía se negó a pagar dicho impuesto, como resultado de ello, el gobierno boliviano decidió dejar sin efecto  el contrato de explotación. Chile propuso el arbitraje amparándose en el Tratado de Límites de  1874  y Bolivia no aceptó. El Ministro Plenipotenciario de Chile en Bolivia, Pedro Nolasco Videla, el 8 de febrero de 1879,  presentó un Ultimátum, otorgando un  plazo de 48 horas, para que Bolivia se decida si aceptaba o no el arbitraje. Chile argumentó que Bolivia violó el Tratado de Límites de  1874.

El destacado historiador boliviano Juan Siles Guevara, en un estudio señala que “Chile estaba dispuesto a tolerar la presencia de Bolivia en Atacama sólo mientras Bolivia la dejara explotar económicamente ese territorio, puesto que otro de los factores en juego era el económico”.

Es verdad, como manifiesta una historiadora chilena cuyo seudónimo es Ranquil, que en 1878 Chile se encontraba en una crisis económica general como consecuencia de la crisis europea de 1873. Se paralizaron las obras públicas y privadas. La clase trabajadora no contaba con fuentes de trabajo y el pueblo estaba en una situación lamentable. La única solución era la minería y la industria salitrera. Pero esa solución – dice Ranquil- “se podía lograr a costa del Perú y Bolivia, puesto que la minas y yacimientos se encontraban en Tarapacá y Antofagasta, es decir dentro de los límites de esos países”. Fue  así, como se  trazó estratégicamente la agresión para invadir los territorios del Litoral de Atacama de Bolivia y Tarapacá del Perú, país este último que padecía una crisis económica peor que Chile.

El Presidente Hilarión Daza con su política intransigente que afectó a las empresas chilenas en el Litoral de Atacama, le otorgó a Chile el pretexto para invadir Antofagasta un 14 de febrero de 1879, y al día siguiente Mejillones y a mediados del mes de  marzo,  ocupar Cobija, Tocopilla, y Calama.

Cuando las fuerzas chilenas invadieron Antofagasta al mando del Coronel Emilio Sotomayor, la mayoría de la población era chilena, quienes salieron a las calles dando vivas a Chile,  como cuenta el historiador chileno Mario Barros. El Prefecto del Litoral boliviano Cnl. Severino Zapata, sólo disponía de cuarenta policías para mantener el orden. Lo único que hizo presentó una protesta escrita y se refugió en el Consulado peruano. Los soldados chilenos ocuparon Antofagasta sin necesidad de quemar  ningún cartucho de sus carabinas.

Acerca del autor:
Roberto-Prudencio-Lizon-
Roberto Prudencio Lizón
compartir Compartelo en tu muro con tus amigos
©2009-2010 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 ”El Remanso” - Telf. Piloto: 3434040  Fax Comercial y Publicidad. 3434781 - Fax Redacción 3434041 - email: eldia@edadsa.com.bo  |  Acerca de El Día  |  El Sol