Miradas

La democracia no funciona, es bloqueando nomás

Miradas | Ovidio Roca | 2024-04-01 22:17:25

“Un pueblo que elige corruptos, inservibles, cínicos y traidores, no es víctima, es cómplice”. George Orwell.

Si queremos sobrevivir, solo nos queda prepararnos para el futuro y trabajar para conseguirlo.

Los populistas cocaleros organizados en el Chapare y con apoyo de sus socios Chavistas (Foro de Sao Paulo, FARC, Sendero Luminoso, G2 cubano, etc.) a principios del Siglo iniciaron las guerras contra la sociedad boliviana en su plan de toma del Estado y del poder.

Empezaron el 2000 con la Guerra del Agua, luego la invasión de cocaleros a Cochabamba y después la Guerra del Gas para evitar su exportación. En realidad fue un golpe de Estado contra Gonzalo Sánchez de Lozada.

Ese 17 de octubre de 2003 moría la República y nacía en el Chapare, el Narco Estado populista cocalero, que luego se extiende por todo el país.

El el 2006 Evo toma el control del poder, elimina la República de Bolivia y crea su Estado Plurinacional cocalero.

Pasados veinte años, el 2023 se inicia la pelea inter-masista de Lucho y Evo por el control del Estado y de las redes de narcotráfico y corrupción, así como de las “ayudas en dólares” que reciben de Rusia, China, Irán y de sus socios del Socialismo del Siglo XXI.

La democracia no funciona, es bloqueando nomás.

Una democracia estable, necesita de una cultura de libertad de expresión y de asociación; del imperio de la ley, de las elecciones periódicas, de la alternabilidad de los cargos y por supuesto la total vigencia de los derechos civiles y políticos de la oposición.

En Bolivia hace veinte años que sufrimos la experiencia populista y pudimos por los medios, conocer la dolorosa experiencia internacional de este modelo dictatorial y destructivo.

Una situación, que para superarla tenemos que tener claro: Aquello que queremos, cómo lo conseguimos y luego proceder a construirlo con decisión y sin dilaciones. Sobre todo entender, que si todos los que queremos Democracia, no nos unimos nunca podremos conseguirla.

Evo por su parte, “siente” que la Democracia y sus Instituciones no tienen relevancia y lo expresa con toda claridad:

“Para mí el tema del voto pasa a segundo plano, creo más en las luchas sociales, porque con las marchas y bloqueos cambiamos leyes, anulamos decretos, hacemos aprobar leyes (...) el parlamento sirve por lo menos para ser expulsado y donde la gente puede tener una idea de qué son los partidos tradicionales”. Evo Morales. La Prensa, 11 de enero de 2002.

La coca, el narcotráfico y el contrabando son la base económica del populismo. Varias ONG del movimiento cocalero, con Evo a la cabeza, vienen posicionando en la opinión pública la idea de que: “Oponerse a la lucha contra el narcotráfico no es un delito, sino un acto de resistencia contra el Imperialismo Norteamericano y una reivindicación de la hoja sagrada”. ¡Kawsachun coca, wañuchun q’aras!.

Últimamente, Evo nuevamente nos advierte: “Si inhabilitan a Evo va a haber una convulsión. Si quiere eso, pues, eso va a ser la responsabilidad del Gobierno (...) ese es mi cálculo, soy sincero”. Infobae 1 Abril, 2024

Evo tiene decidido reelegirse como Presidente, aunque el Tribunal Constitucional dictó una Sentencia en la que menciona que: “La reelección indefinida, no es un derecho humano” y se define que la reelección solo se aplica por una única vez de forma continua o discontinua. Sin embargo Evo insiste, él no quiere, ni puede entender, que reelegirse indefinidamente no es su derecho humano.

Sabemos en Bolivia porque lo hemos vivido y se ha visto en todas partes del mundo que el modelo socialista solo conduce al desastre. Podemos saber las cosas y aun así necesitamos oirlas una y otra vez y en voz alta para tomarlas en cuenta.

Miles de personas en el planeta siguen las promesas y mentiras populistas en procura de esa buena vida prometida, sin responsabilidad, bajo dependencia del dinero ajeno y con falsas promesas de igualdad, las que se desvanecen día a día dejándolos en una creciente desigualdad.

Los progres europeos ofrecen al pueblo darles bajo los regímenes socialistas, una buena vida y justicia social.

Los populistas en Bolivia son prácticos y no tan ideológicos como los europeos. Ellos ofrecen a sus seguidores interculturales, tierras en el Oriente del país, el área amazónica, y plantaciones de coca e impunidad para el narcotráfico y el contrabando. Esto es más atractivo y entendible para la población menos educada y más pobre.

Estamos advertidos, lo sabemos y no hacemos nada. Hemos visto la destrucción de la Democracia por parte del MAS, de lo cual el Evo con toda claridad ya nos advirtió el año 2002 y permanentemente sigue haciéndolo. Nosotros, janiwa, seguimos sin hacer nada y cada vez más divididos.

Saludo a los Bunkeros que no se rinden.